Últimas publicaciones

¿Aprovechas bien tu gasóleo?

Averigua por dónde se pierde la mayor parte del calor y como hacer que el gasóleo te dure más.

Estamos en pleno otoño y las temperaturas han empezado a descender. Como cada año todos ponemos a punto nuestras calderas, llenamos nuestros depósitos de gasóleo y apretamos el botón de encendido, pero… ¿lo tenemos todo dispuesto para ahorrar al máximo y ser energéticamente eficientes? Descúbrelo en la siguiente lista de consejos y trucos que hemos preparado para tí.

  • Controla la temperatura. Durante el día, de 19 a 21ºC. de noche, debido a que solemos dormir tapados con edredones y mantas, podemos reducir la temperatura hasta los 15ºC o 17ºC. Ten en cuenta, que por cada grado de más, el gasto en calefacción aumenta un 7%.

  • Cuando no estemos en casa y no vaya a haber nadie durante horas, podemos dejar el termostato en unos 15º C ahorrando así entre un 8% y un 13% de energía.

  • Ventila el tiempo necesario. 10 Minutos es tiempos suficiente para que haya una renovación de aire importante. Hazlo siempre que puedas en horas de máxima temperatura exterior.

  • Aprovecha la luz del sol. Es una fuente energética natural así que, dejar pasar la mayor cantidad de luz posible dentro de casa, sube persianas y abre portones sobre todo cuando el sol sea directo.

  • Cierra persianas y portones cuando empiece a anochecer ya que estas actúan como barreras frente al frío y protegen térmicamente a los cristales sobre todo cuando estos no dispongan de cámara de aire.

  • Redirige el calor de una sala a otra cuando lo creas oportuno. Por ejemplo si te duchas y concentras gran cantidad de calor en el baño, al terminar deja la puerta abierta para dicho calor fluya hacia fuera, así aprovecharás el aire caliente, en lugar de dejarlo enfriar dentro del baño.

  • No cubrir los radiadores pues estos funcionan por convección térmica y al cubrirlos anulamos esa función, ya que el aire frío que ha entrado por debajo y deberá salir caliente por arriba no puede hacerlo.

  • Utiliza ropa de abrigo, la manga corta es para el verano y un buen jersey o sudadera te permitirán bajar hasta dos grados la temperatura sin que lo notes.

  • Aprovecha la luz del sol. Es una fuente energética natural así que, dejar pasar la mayor cantidad de luz posible dentro de casa, sube persianas y abre portones sobre todo cuando el sol sea directo.

  • Cierra persianas y portones cuando empiece a anochecer ya que estas actúan como barreras frente al frío y protegen térmicamente a los cristales sobre todo cuando estos no dispongan de cámara de aire.

  • Redirige el calor de una sala a otra cuando lo creas oportuno. Por ejemplo si te duchas y concentras gran cantidad de calor en el baño, al terminar deja la puerta abierta para dicho calor fluya hacia fuera, así aprovecharás el aire caliente, en lugar de dejarlo enfriar dentro del baño.

  • No cubrir los radiadores pues estos funcionan por convección térmica y al cubrirlos anulamos esa función, ya que el aire frío que ha entrado por debajo y deberá salir caliente por arriba no puede hacerlo.

  • Utiliza ropa de abrigo, la manga corta es para el verano y un buen jersey o sudadera te permitirán bajar hasta dos grados la temperatura sin que lo notes.

#Calefacción #Consejos #Ahorro