3 gasóleos 3 colores - Parte II

August 29, 2016

A B y C/DMA no se diferencian únicamente en su color, sus propiedades también son distintas; te contamos por qué.

 

 

En el artículo anterior repasábamos en líneas generales las diferencias más significativas entre los gasóleos A, B y C (también llamado DMA por algunas distribuidoras) destacando además de las diferencias de precio y tributación, tres componentes que juegan un papel muy importante en la formulación de estos hidrocarburos: los aditivos, el azufre y las parafinas.
 
Ahora veamos que propiedades brindan estos gasóleos comparados unos con otros. En ese sentido si cogemos por ejemplo, los gasóleos A y B y los utilizamos en un mismo motor de combustión interna, el motor arrancará y ambos cumplirán con las exigencias del momento.
Eso es debido a que ambos gasóleos pasan prácticamente por el mismo proceso de refinado y por lo tanto contienen prácticamente la misma proporción de azufre (unos 10ppm), mismo índice y casi mismo número de cetano y por consiguiente una temperatura de ignición bastante similar 55ºC en el A contra 60ºC en el B.   
 
Como vemos hasta ahora, los dos productos parecen tener prácticamente las mismas propiedades y prestaciones; sin embargo esto no es del todo así, debido a sus respectivos aditivos.

 

 

Si bien ambos productos contienen el mismo aditivo antifrío para evitar la cristalización de las parafinas cuyo punto de congelación (con aditivo) se estima entorno a los -10ºC, sólo el A contiene aditivos para mejorar la combustión, el rendimiento y la longevidad de la mecánica. Con lo cual, como comentábamos al principio, si en un mismo motor utilizamos A y B sí, ambos arrancarán y ambos funcionarán pero el gasóleo A con aditivo HQ300 (que es el que utilizamos en Simon Grup) brindará unas prestaciones superiores; más acordes con las exigencias de los motores actuales de inyección, debido entre otras cosas, al aumento del número de cetano, a los detergentes y a los antiespumantes de la fórmula aditiva y por consiguiente, obtendremos además de mayor calidad en la combustión, prolongar la vida de nuestro motor.
 
Por tanto podemos decir que aunque a primera vista ambos gasóleos son iguales, el A es sensiblemente superior en cuanto a prestaciones para motores de combustión interna.

 

 

¿Quiere decir eso que el gasóleo B es perjudicial para los vehículos industriales y agrícolas que es a quienes va destinado este gasóleo? En absoluto porque los motores que montan estos vehículos son “más duros” o mejor dicho, están diseñados y puestos a punto para hacer uso de este tipo gasóleo.
 
Por poner un ejemplo es algo parecido (salvando muy mucho las distancias) a lo que sucedería con un vehículo de alta competición y un vehículo de uso doméstico si utilizásemos en ambos gasolina convencional (sin plomo 95).
 
Los dos (con la conveniente puesta a punto) funcionarían, pero muy probablemente, el vehículo de alta competición no entregaría toda su potencia ni rendiría como es debido  y además, sufriría un desgaste acelerado pues el diseño de su propulsor, no está pensado para la gasolina convencional sino para una gasolina más refinada de alto octanaje y con una formulación aditiva especial. Sin embargo el vehículo doméstico funcionaría por cientos de miles de kilómetros sin el menor problema.
 
¿Significa eso que la gasolina 95 es de mala calidad? Evidentemente no. ¿Significa eso que el gasóleo B es de mala calidad? Evidentemente tampoco.
 
Si deseas más información sobre el aditivo de nuestro gasóleo A puedes consultar el siguiente enlace.


¿Y entre el gasóleo B y el C?
 
Pues aquí la cosa cambia porque en este caso el proceso de destilación si es distinto entre ambos hidrocarburos, siendo el C un producto mucho menos refinado y por consiguiente, con unos índices de azufre muy superiores (1.000 ppm) con lo que ya de partida, este gasóleo es bastante más contaminante que el B y más perjudicial para la mecánica de algunos motores (sobre todo combustión interna). Por otra parte, su índice de cetano, también es inferior al del gasóleo B (y al A) con lo que la calidad de la combustión, también es de peor calidad porque principalmente es un gasóleo pensado para quemar y generar calor aunque ello no significa (como se dice comúnmente) que su poder calorífico sea superior al de los demás gasóleos.
 
De hecho si comparamos el gasóleo C con el B ambos están a la par en lo que a poder calorífico se refiere (aproximadamente 10.250kcal/Kg) y por tanto ambos son perfectamente válidos para consumo en sistemas de calefacción doméstica o calderas industriales de tamaño comedido.
 

 

 

Ahora bien, en zonas muy frías las parafinas del gasóleo C, tiene un punto de cristalización entorno a -6ºC  debido a su aditivo antifrío. En cambio no ocurre lo mismo con el B, que en invierno su aditivo permite rebajara ese punto de congelación hasta los -10ºC. Por lo que a priori, en caso de mucho frío el gasóleo C, siempre tenderá a cristalizará antes que el gasóleo B con aditivo de invierno.
 
¿Y qué sucedería en caso de que se diera el mencionado fenómeno de la cristalización? Pues que el gasóleo expuesto a esas temperaturas podría perder su fluidez habitual y con ello obstruir los filtros del sistema impidiendo la circulación del combustible y por ende el correcto funcionamiento del equipo aunque esa, no es una situación que suela darse. De todos modos… ¿no está de más saberlo verdad?
 
¿Y entonces porque hay quien utiliza el gasóleo C en favor del B? Eso es debido a que en grandes cantidades, cantidades industriales, el producto sale más rentable. Hablamos sobre todo de grandes hornos que son quienes requieren el gasóleo para producir calor y no para generar motricidad, aunque también se utiliza en los propulsores del sector naval (barcos), algo no muy recomendable en este último caso, debido como ya hemos comentado, a la cantidad de azufre que porta el gasóleo C.

 

 

Mitos y leyendas urbanas
 
Vistas las características de los gasóleos A, B y C y sus diferencias veamos a continuación algunas de los mitos y leyendas urbanas que rondan por ahí, en especial por internet:

 
Los gasóleos A y B son iguales en prestaciones y sólo se diferencian en su color.
Falso. Podrían utilizarse en la misma situación pero no llevan el mismo paquete de aditivos ni están diseñados para cumplir la misma función, por consiguiente, no son iguales ni brindan las mismas prestaciones.
 
El gasóleo B daña los motores de combustión interna domésticos.
Falso. No los daña, al menos no a corto/medio plazo. Pero si es cierto que su funcionamiento no es el óptimo, al contrario de lo que sucede con los motores agrícolas e industriales que si están afinados para este tipo de gasóleo.
 
El gasóleo C, tiene más poder calorífico que el resto de gasóleos debido a una mayor cantidad de parafinas.
Falso. Tiene el mismo poder calorífico que el gasóleo B (aproximadamente 10.250Kcal/Kg.)
 
El gasóleo B tienes mucho más azufre que el A.
Falso. Ambos gasóleos tienen prácticamente la misma cantidad de azufre, reducida por normativa Europea; aproximadamente en torno a 10 ppm (desde 2012).
 
Los gasóleos sin azufre son perjudiciales para el motor.
Falso. El azufre es el principal culpable de la oxidación y de la acidificación del lubricante con lo que al perder este último su alcalinidad, las prestaciones lubrificantes se ven reducidas y por consiguiente la mecánica sufre un deterioro acelerado.
 
Cuando hace mucho frío el gasóleo C cristaliza (se congela) antes que el B debido a su alto contenido en parafinas.
Cristaliza antes sí, pero no específicamente por su alto contenido en parafinas sino por el tipo de aditivo antifrío que garantiza la fluidez de este hidrocarburo a temperaturas por encima de los -6ºC.
 
Estos valores de temperatura vienen fijados por ley (Norma UNE-EN 116) y se establecen mediante el ensayo POFF (punto de obstrucción de filtros en frío) que realizan los desarrolladores de aditivos.
 
Para los gasóleos A y B la ley establece como valor máximo -10º en invierno y para el gasóleo C -6º. Por lo tanto el hecho de que el gasóleo C “haga pasta” antes que el B es debido principalmente al tipo y a la cantidad de aditivo que lleva y no específicamente a la cantidad de parafinas.

 

Please reload

Últimas publicaciones

Please reload

3 gasóleos 3 colores - Parte II

August 29, 2016

3 gasóleos 3 colores - Parte I

June 21, 2016

¿Apagar o no apagar tu calefacción? Esa es la cuestión...

April 29, 2016

1/2
Please reload

Evarist Fabregas, 19 REUS 43205

Tel: 902 820 736

  • White Facebook Icon
  • White Twitter Icon
  • White YouTube Icon
  • Google Places blanco Icono

Calidad y servicio al mejor precio

© 2019 Simon Grup Trade S.A.